Comparte:

En “Mi Paraguas Rosa de Amor”, María Jesús López Palomar nos sumerge en la delicada nostalgia de la infancia, donde un simple objeto se convierte en un símbolo de consuelo y esperanza. A través de la lluvia y la grisura de los días, el poema evoca la ternura y el candor de una niña que encuentra refugio y color en su paraguas rosa. Entre gotas de ilusión y el paso del tiempo en el colegio, se teje una historia de emociones donde la fantasía y la realidad se entrelazan con el sutil matiz del amor.

MI PARAGUAS ROSA DE AMOR

Era niña muy pequeña

con gran ternura y candor

un paraguas mi refugio

burbuja rosa de amor.

Días oscuros y grises

días de lluvia sin sol

un manto espeso de niebla

cubría mi corazón.

Veía caer la lluvia

sus gotas perlando una flor

con agua bendita del cielo

chorreando de emoción.

Mi lindo paraguas rosa

reflejaba su color

resaltando en mis mejillas

pinceladas bermellón.

Así llegaba al colegio

alegre como una flor

cuando los muros pasaba

se apagaba la ilusión.

Por el desagüe se iban

las gotas de la ilusión

la rosa se marchitaba

se deshojaba la flor.

Las horas se hacían siglos

tristeza y desolación

con ansia solo esperaba

el timbre de salvación.

Y al escuchar la campana

feliz como un gorrión

volando me refugiaba

en mi paraguas rosa de amor.

María Jesús López Palomar

Deja un comentario