POR MIRÓN, POEMA DE FRANCISCO JIMÉNEZ BALLESTEROS

POR MIRÓN

Se tensaron de pronto mis tendones

al mirar a través de las cortinas

unos pechos con dos perlas divinas

que cortaron el aire a mis pulmones.


En mi mente se hicieron ilusiones

al quitarse la blusa sin pamplinas

cabezazos me daba en las esquinas

pues la vi quitarse los pantalones.


La braguita voló cual paloma

y bajó un poquito más el espejo

soltando lo que sale en su persona.


Yo miraba sin miedo ni complejo

al echarse feliz sobre la cama

de pronto mi cristal lo rompió un tejo.


Yo quedé perplejo…

Un papel atado al tejo decía

¡vete a mirar, a tu abuela o tu tía!

Francisco Jiménez

El poema “Por Mirón” de Francisco Jiménez Ballesteros es una pieza que mezcla el erotismo con el humor, creando una situación de voyeurismo que culmina en un desenlace inesperado y cómico.

El poema comienza con una descripción intensa y vívida de la experiencia del poeta al observar a una mujer desnudándose a través de las cortinas. Las imágenes son sensoriales y provocativas, con frases como “unos pechos con dos perlas divinas” que resaltan la belleza del cuerpo femenino. La reacción física del observador, “se tensaron de pronto mis tendones”, transmite la excitación y el impacto inmediato de lo que ve.

El desarrollo del poema sigue construyendo la tensión y la expectación del observador, detallando el proceso de desvestirse de la mujer con una mezcla de admiración y deseo. El uso de metáforas, como “la braguita voló cual paloma”, aporta una dimensión poética y elegante a la escena, suavizando el acto de voyeurismo.

Sin embargo, la trama da un giro inesperado cuando el observador es interrumpido abruptamente por un tejo que rompe el cristal desde el cual espía. El mensaje atado al tejo, “¡vete a mirar, a tu abuela o tu tía!”, introduce un elemento de humor y sorpresa que desarma la tensión erótica acumulada hasta ese punto. Este giro final no solo desbarata las expectativas del poeta, sino que también rompe con la seriedad del tono, transformando la situación en una lección moral humorística sobre los límites del deseo y la privacidad.

En resumen, “Por Mirón” es un poema que juega con la dualidad del deseo y la censura, mezclando imágenes eróticas con un final que ridiculiza la curiosidad inapropiada. Francisco Jiménez Ballesteros utiliza un lenguaje rico y evocador para pintar una escena cargada de erotismo, solo para desmoronarla con un golpe de humor que deja al lector reflexionando sobre los límites de la intimidad y el respeto.

Deja un comentario