A TI: MUJER CAMPESINA

Mujer, que engendras vidas y las pares con puro sufrir y fuerza.

Siempre has estado y estas en el alza de situaciones de cualquier índole, consiguiendo casi siempre, finales resueltos, a veces poderoso, no sin encontrar obstáculos y contradicciones en el andar de la vida.

Tú que conectas con tu ser, con tu suelo, con esa tierra que pisas y siembras, surcando tus semillas para generaciones venideras, tus reivindicaciones y exigencias.

Persistes en el seguimiento de lo arduo, sin esperar a veces que tu recolecta sea fructífera y regada con lágrimas de sudor y del agachar diario o de tus escondidas penas.

Mujer que buscas tus raíces, con todas tus fuerzas y consecuencias para dar de comer a los tuyos o a todos, los que te necesitan y a tantos, que te piden o se acercan.

Incansable eres mujer, mujer de tregua, como ese sol del universo que nunca se cansa de iluminar, de calentar o quemar tierras.

Tierras mojadas o secas, ávidas de cosechas.

Mujer das siempre ejemplo, por donde clamas y vociferas.

Infatigable en terreno yermo, aun sabiendo, que pueda ser baldío y la tierra no le prenda.

Mujer de surcos labrados con tus áridas manos, con tus grietas abiertas o secas de años, luchando por ella.

Qué sería de la tierra, sin ti y tu sin ella. Sois una simbiosis, sin que a veces os deis cuenta, porque las dos os necesitáis y no siempre, teda lo que deseas.

De todo os olvidáis, las dos, con gran esfuerzo, tiempo y paciencia.

Mujer campesina, que a veces te vas a buscar mejor vida y cosechas, pero a esa que tu amas y trabajas, ¡ella siempre queda!

LA YOLA (Yolanda López Rodríguez)

Deja un comentario