José Antonio Bustos

Aprenderás algo cada vez que

                                                              abras un libro (proverbio chino)

   Allá por el año 1972, siendo alcalde de Almuñecar, recibí la visita de un colega de un pueblo de Zaragoza y durante su estancia aquí le acompañé para enseñarle lo más importante de la ciudad. Al decir importante es sólo una forma de hablar, pues en Almuñecar todo es importante. No sé por qué al pasar por una calle se fijó en esa placa de cerámica donde figura el nombre de la calle que decía: “Callejón del Gallo”. A continuación, me preguntó el porqué una calle relativamente ancha en relación con todas las que había visto se llamaba callejón. No supe qué responder en aquel momento, pero al día siguiente fui preguntando a unos y a otros hasta que por fin lo averigüé. Es siempre y casi normal por estos contornos. En la expansión de la ciudad se ocupó una finca que era de un tal Cayetano y en ella tenía la vivienda y a un costado el corral donde encerraba la burra, el mulo, las cabras, el cerdo y las gallinas. Entre la casa y el corral existía una separación de tres metros de ancho que llamaban el callejón, y allí siempre durante el día deambulaban las gallinas, y entre éstas un hermoso gallo de postura y de plumaje que todos los días con su canto les despertaba. Cayetano le tenía un cariño especial y lo mantuvo hasta que se murió de viejo. La calle de las nuevas construcciones pasaba precisamente por este callejón y le hicieron el honor a Cayetano que le pusiera el nombre a la calle y sin más soltó el: Callejón del Gallo”

     No pongo en duda de que este gallo sea merecedor de todos los elogios y merezca ser recordado, pero Almuñecar tiene otras cosas más importantes que recordar. Tiene la belleza que la naturaleza le ha regalado como es su privilegiada situación geográfica, su clima benigno, sol todo el año, mar, playas, cielo azul y frutas tropicales. Tiene además, una riqueza histórica milenaria de muchas culturas, una tradición que hay que conservar y un patrimonio de personas ilustres de gran relieve, de escritores, de artistas, de religiosos, de la nobleza, de la política, del mundo castrense y otras personas generosas que han contribuido bien con dinero, con su trabajo o cualquier otra acción al engrandecimiento de la ciudad. Son personas que dan brillantez y nobleza a Almuñecar y son dignas de ser recordadas, y el mejor modo de hacerlo es poner sus nombres en las calles.

Mucha razón tenía el escritor y académico granadino, Marino Antequera cuando dijo que: “Los callejeros de las ciudades deberían ser algo como catálogos de grandes nombres e inventario de justas celebridades, sin atender actualidades políticas o de estricto valor de boga y por tanto pasajero”.

    A raíz de la anécdota del gallo, cuando me fijé en los nombres de las calles y traté de averiguar la razón del nombre y si era de persona, quién fue y qué hizo por la ciudad para recibir esa distinción. Fue entonces cuando en una reunión de la Corporación Municipal se expuso el tema y de esta reunión salió el siguiente Proyecto de Reglamento Municipal para la concesión de honores y distinciones: 1º.- Creación de la Medalla de oro de la ciudad y el Chirimoyo de Oro, que se concedería a aquellas personas que hubieran desarrollado actividades en beneficio de la ciudad en el ámbito cultural, económico, turístico y social.

2º.- Colocación de lápidas conmemorativas, nombres de las calles y erección de monumentos, etc. que se concederán para honrar la memoria de alguna persona o de algún hecho notable.

3º.- Nombramiento de Hijo Predilecto y Adoptivo para aquellas que hayan demostrado de forma ostensible un especial cariño e interés por Almuñecar o haber prestado un muy relevante servicio.

   Después de reflexionar sobre este proyecto de honores y distinciones redactado hace unos 50 años se llega a la conclusión de que sigue de actualidad a pesar de que las cosas han cambiado, y no siempre para mejor, que estamos en una sociedad materialista de intereses y de egoísmos, todos lo cuentan en privado y en público. La política se ha convertido en profesión y a la hora de otorgar distinciones y honores prevalecen los intereses a los verdaderos méritos. Lo estamos viendo todos los días a nivel nacional, autonómico y local.

    En estos momentos si algún personaje en Almuñecar merece una distinción sea calle, medalla, cualquier condecoración de Hijo Predilecto por servicios a la ciudad de Almuñecar el escritor NICOLÁS ANTONIO FERNÁNDEZ, de profesión registrador de la propiedad en Almuñecar. Con la publicación de sus libros ha rescatado el pasado lejano y también el próximo que es ese valioso patrimonio cultural, empresarial, agro-industrial, económico, social…y también a las personas que lo hicieron posible, que con su inteligencia, esfuerzo, inciativa y riesgos elevaron la ciudad a lo más alto.

Él nos descubre en sus libros la Almuñecar olvidada y para la mayoría desconocida. Los diez libros publicados hasta ahora todos giran en torno a Almuñecar. El último que vio la luz en 2023, La caña de azúcar en Almuñecar, con su lectura he vuelto a vivir aquellos años en el que la vega de Almuñecar y el Valle del Río Verde estaba sembrado de caña de azúcar y fue pionera en España en su elaboración. Han vuelto a la vida aquellos nombres donde se elaboraba el azúcar como: ingenio, trapiche, melcochera, zafra, melaza, cortadores, monderos, arrieros, guarnicionero, talabartero, albardonero… olvidados por desuso.

     NICOLÁS ANTONIO FERNÁNDEZ, tras exhaustiva investigación y entrega ha demostrado que Almuñecar -que ahora sólo se le conoce como lugar de sol, playa y cerveza en los chiringuitos- fue también otra cosa, tuvo otro esplendor y otras glorias, fue grande en lo material y también en lo espiritual. Él merece porque reúne todos los méritos para que Almuñecar le esté agradecida y le recuerde bien con el nombre de una calle o como Hijo Predilecto, para que sirva de estímulo y ejemplo a imitar por otros.

 JOSÉ ANTONIO BUSTOS FERNÁNDEZ

1 thought on “SOBRE  LAS  DISTINCIONES

  1. Me encanta
    Estoy totalmente de acuerdo,. Nicolás se lo merece.
    Y, en mi humilde opinión, creo que tú también te mereces que se te haga algo especial,.por tu gran labor como alcalde de Almuñécar, del 70 al 74, que junto con tu Corporación municipal, pusistéis las bases para dar a conocer Almuñécar turísticamente, hicisteis el saneamiento de la ciudad, liberasteis los terrenos para hacer los colegios de la Antigua, la santa cruz y el instituto Antigua sexi, aunque se terminaron después y fueron inaugurados por los siguientes, además conseguiste promocionar Almuñécar en el 1,2,3, y muchísima cosas más.
    Gracias por tanto

Deja un comentario