George Sand, 1804 – 1876. Mi profesión es ser libre.

Su verdadero nombre; Aurore Dupin. Es hija de Sophie – Victorie una mujer de la época que de bajos recursos y que se dice frecuentaba, (Algo habitual) los cuarteles buscando a algún general necesitado de amor y sexo. Y encontró a Maurice Dupin, quien descendía de una familia de bastardos del Rey de Polonia. La madre de Maurice, Marie – Aurore de Saxe, era una perfecta y ejemplar aristócrata que nunca vió con buenos ojos el matrimonio de su hijo.

            Su padre fue mandado a España, George Sand y su madre llegaron a España, justo dos días antes del levantamiento del dos de Mayo, se hospedaron en el palacio de Godoy, Madrid. Su madre para impresionar en una cena, confeccionó a la pequeña un traje militar, fue todo un éxito en la cena. (No olviden este suceso, porque tendrá mucho que ver en el futuro de nuestra escritora).

            A los dos meses vuelven a Francia, cansados y enfermos, la madre embarazada da a luz antes de hora, y el bebé no tardará mucho en morir. Su padre fallece en un accidente de caballo y aquí es cuando empieza la etapa que marcará definitivamente el carácter de George Sand, la continua lucha entre su madre y su abuela paterna por la educación de la niña. Ella que admiraba a su abuela sobre todo por toda la cultura que le proporcionaba y el saber estar, se sentía en una continua lucha por elegir entre ambas mujeres. Pero su madre se lo puso fácil, ya que la abandonó cuando tenía seis años. Este suceso le hace tener que darse cuenta de que es totalmente prescindible de la persona a la que más ama, su madre, y se reflejará continuamente a lo largo de toda su vida. Lo veremos en las múltiples relaciones afectivas que tendrá, en las relaciones con otras mujeres con quienes nunca llegará a entenderse, en su búsqueda continua de afecto. En resumen, arrastrará un trauma al verse desatendida por su madre.

            En la marcha de su abuela a la casa donde para ella siempre será su hogar, un castillo campestre, descubrirá la más absoluta libertad en cuanto a poder ser ella sin sentirse observada, por ejemplo; en la vestimenta. Tema muy polémico que George Sand arrastrará toda su vida. Allí en el campo, cuando quería montar a caballo lo hacía con las vestimentas de un varón, y se sentía más libre, montar a ahorcajadas, sin vestidos, sin zapatos apretados, sin sombreros ni sombrillas. Descubrió la libertad física de su cuerpo, y más adelante no le bastaría con eso. Tambien querría la libertad de su alma. Y si no hubiese sido así… no estaríamos hablando de ella.

            Cuando ella tiene 21 años, fallece su abuela dejándole para el recuerdo la siguiente frase; “Con mi muerte pierdes a tu mejor amiga”, George Sand, no sabía muy bien a qué se refería, pero cuando vió volver a su madre biológica solo para poder quedarse con a herencia de ella y todo lo que la rodeaba, entendió que verderamente pese a sus, a veces y muy contados desacuerdos, su abuela llevaba razón. Por segunda vez aparece su madre en su vida, para crearle más traumas y malas decisiones: Aurora Lupin, sin saber que hacer en su vida, afectada y desorientada cree que contraer matrimonio es la mejor escapatoria en ese momento, y quizás lo fue. Pero sin duda fue una cruz más para el resto de su vida.

           Contrae matrimonio con Casimir Dudevant, un varón sin títulos, mayor que ella y que como todos, pareció ser una cosa en los momentos más necesarios, pero que resultó ser de lo más común en la realidad. Aún así tuvo dos hijos con él: un hijo varón y una hija, la cual se ha confirmado que fue de una relación extramatrimonial. Del matrimonio con Casimir que duró diez años, Aurora Lupin extrajo el tema que tocaría en casi sus cien novelas, “La infelicidad en el hogar”, de ahí la famosa frase: “Las educamos como santas y luego las entregamos como potrancas”Aurora Lupin (George sand) continuamente está analizando que fue lo que ocasionó un matrimonio fracasado, incluso se replantea si sus posturas sexuales tuvieron algo que ver (Véase aquí cuanta educación sexual había en la época, y ahora dicen que falta educación sexual en las escuelas, en fin…). El caso es que su personalidad hiperactiva y su espíritu libre, unido a sus traumas y carencias afectivas de la infancia dieron pie a un personaje, más bien a una persona, que hoy en día sería un icono del feminismo (Creo que por ahí ya lo han intentado, pero esto esto es demasiado real para esta gente).

            Es evidente que Aurora Lupin, tuvo muchas relaciones, algo totalmente insólito para la época (menos mal que ya no es esa época, aunque… algunas mentes sigan igual), el caso es que curiosamente sus amantes, tenían todos un patrón, eran más jóvenes que ella, eran bohemios, físicamente poquita cosa, incluso enfermos, carecían de buena posición, por lo que a ella no le importaba ayudarles económicamente…¿Quizás buscaba en ellos que la necesitaran? Tenía la necesidad de que la necesitaran.

            A Aurora Lupin se le daba muy bien el dibujo, el bordado, la artesanía, la música (Con doce años componía y con cinco años ya sabía redactar). Pero optó por la literatura, y la decisión la tomó cuando estaba en una relación con el escritor: Jules Sandeau, ambos escribieron a cuatro manos una noble llamada; Rosa y Blanco, bajo el Pseudónimo de Jules Sand. La novela no tuvo mayor éxito que dar a conocer a Aurora. Pero si fue el detonante de que Aurora Lupin tomara una importante decisión, para empezar, no volvería a escribir nunca más nada a medias, y menos con un hombre vago, que solo escribía de vez en cuando. Así que llegaron a un acuerdo, se quedaría con parte del Pseudónimo “Sand” y ella a partir de entonces le pondría “George”. ¿Motivo? Su gran educación religiosa y todo lo relacionado en su infancia con este nombre, así que se quedaría con George Sand, y así es como la conocemos. Tras la fracaso de la novela: Rosa y Blanco, George Sand escribió “Indiana”, la novela que la consagró y la llevó al éxito.

            George Sand fue una persona y un personaje muy polémico para su época, no solo por sus amoríos, ni por su carácter, ni por su querer escribir… lo fue porque se introdujo en el mundo de los hombres de cabo a rabo. No cambió solo un Pseudónimo, cambió todos sus hábitos, hasta su vestimenta, aunque de vez en cuando seguía usando vestidos, la verdad es que comenzó a vestir como los hombres, (¿Recordáis los episodios del confeccionamiento del traje de militar en su infancia y la manera de vestir y montar a caballo en el campo?), pues bien, no lo hacía solo por comodidad, sino porque estaba convencida de que en la vida de los hombres estaba la libertad. Tuvo una vida totalmente bohemia, escribía de noche siempre bajo su cajetilla de cigarrillos, dormía solo cuatro horas (no olvidemos que sigue siendo madre y tiene sus responsabilidades), frecuentaba lugares donde con indumentaria de mujer y voz de mujer jamás habría conseguido entrar. Si señores, también cambiaba su tono de voz.

Entre sus muchas relaciones tuvo una maravillosa relación con Fréderick Chopin, quien al verla en uno de estos tugurios preguntó: ¿Es acaso aquello una mujer?. Y ella, de igual manera al verlo a él preguntó ¿Es aquello un hombre tan refinado y de buenos modales?. No es mal comienzo para una relación que duró nueve años y de la cual tenemos una frase preciosa que ella le dedica a él:

“ Ha hecho hablar a un solo instrumento en el lenguaje de lo infinito”

George Sand, fue una escritora prolífera, y aunque algunos críticos no la consideraban una buena escritora porque no se preocupaba de la forma y la estructura de sus líneas. Se la ha considerado una escritora de sentimiento, porque lo que le importaba era que el mensaje llegara. Mejor o peor escrito, pero que llegara.

Tengo que decir, y estoy me va a doler mucho, que no solo tuvo aliados, también detractores, entre ellos Baudelaire (Y esto es lo que me duele) y Nietzsche (Este no tanto). El primero dijo de ella;   “ El hecho de que algunos hombres hayan sido capaces de enamorarse de esta letrina, es la prueba de la degradación del hombre de este siglo” haciendo alusiones a su larga lista de amoríos, (Baurdelaire, me callo porque te respeto). Y nuestro querido amigo Nietzche dijo que era como “Una vaca lechera”, haciendo alusiones a su físico. Sin comentarios ¿No?

Sin embargo tuvo muy buenos amigos como Voltaire o De la Croix entre otros.

Os dejo por aquí algunas de las frases célebres que nos ha dejado y que se le han atribuido a otras personas injustamente.

“Yo no necesito la ayuda de nadie para suicidarme, para cortar un ramo de flores, para corregir un original o para ir al teatro. Voy por donde quiero como un hombre. Por decisión propia. Cuando quiero flores, camino hasta los Alpes”

“ El recuerdo es el perfume del alma”

“Amar es el único bien que hay en la vida”

“ Mi profesión es ser libre”

“ No hay que desanimarse nunca, los sueños vuelan, el trabajo queda”

            Y hasta aquí mi personaje de hoy, de quien se podría aún escribir muchos más artículos. Pues con casi cien novelas y un total de 32000 cartas, más un diario personal. Creo que da para mucho más.

¡Solo una última cosa! hace un par de años un famoso premio lo ganaron tres hombres bajo el Pseudónimo de una mujer “Carmen Mola”, si fue una jugarreta de Marketing u ocurrió de verdad, no creo que sea tan importante como el mensaje que quiere transmitir dicho acontecimiento. Ahí lo dejo.

Ana Calvo

8 thoughts on “George Sand, 1804 – 1876. Mi profesión es ser libre.

  1. Muy interesante artículo Ana, no conocía tanto y tan intensa y libre vida de George Sand … y estoy de acuerdo con la crítica a Baudelaire, a nuestro pesar. Enhorabuena.

    1. La crítica de Baudelaire solo se entiende si se le conoce a él. Anohe justo tuve un debate sobre este tema…lleva su razón, claro que sí. Lo estamos viendo hoy en día. Pero hay que entender la necesidad de alguien que no se siente libre
      ( porque no lo eran en esa época, eso es cierto) y busca la libertad pese a cualquier cosa. Si era un tema sexual, de identidad de sexo o no…no voy a entrar, porque creo que de cualquier manera lo hizo de una manera bastante correcta. La entiendo a ella por su necesidad y entiendo a Baudelaire, quizás si lo hubiese dicho en ésta época lo entendería más. En fin. En cualquier caso. Ambos nos dejaron obras maravillosas.

      Como siempre, gracias por leer y comentar.

Deja un comentario